domingo, 1 de febrero de 2009

La Alabanza a nuestro Dios.


Todos nosotros hemos escuchado en nuestras congregaciones que debemos alabar a Dios, porque Él es digno de ello por todo lo que nos da y porque nos ha bendecido en nuestras vidas. A algunos se les ha enseñado desde su niñez por parte de sus padres, cuando la palabra de Dios es quien ha gobernado en sus familias y a otros en el momento que tuvimos el privilegio de conocerle a través del conocimiento de esta misma bella palabra.

Es por ello que conocemos que la alabanza a nuestro Dios es el punto principal de la identidad de un cristiano, algo que debemos hacer no por compromiso sino con alegría del corazón.

Pero al pensar en alabar a Dios, ¿Qué es lo que viene a nuestra mente? ¿Será acaso, el que entonemos cantos con la mayor preparación musical posible y que a nuestros oídos suene lo mas espectacular posible? ¿El qué lo hagamos con el equipo técnico más avanzado e instrumentos a la vanguardia? ¿Con cantos lo mejor compuestos o con exclamaciones que hagan énfasis en cuan grande es nuestro Dios? ¿Es acaso esto lo que nos pide nuestro Dios como alabanza? Creo que no.

Muchas veces encasillamos el término de “alabanza” como el mero acto de entonar cantos para honrar a nuestro Dios, es decir, creemos que alabar a Dios consiste en cantar y tocar canciones dedicadas a Dios o que hablen de Él, pero alabar a Dios consiste en mucho mas que esto.

De ninguna manera se debe mal interpretar que a través de la música no se alaba a Dios o que no sea agradable para Él que tú le cantes con los mejores recursos humanos y técnicos posibles para hacerlo tan bien como Él se lo merece. La cuestión esta en que alabar a Dios es algo mas profundo, alabar a Dios es tener una forma de vida, una actitud, una convicción que de testimonio a Dios y a los hombres de que tu le amas por sobre todas las cosas.

En la palabra de Dios, en Isaías 29:13, nos dice el Señor: “Dice pues el Señor: porque este pueblo se acerca a mi con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón esta lejos de mi, y su temor de mi no es mas que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado”. Lo cual denota que la palabra “alabanza”, para Dios, es mucho más que solo elogiar, halagar o adularle con las palabras que salen de nuestros labios. Dios desea una alabanza que sea dada por el corazón y no solo por nuestras palabras, quiere que sea una marca que nos identifique ante Él y ante los hombres, una convicción para que todo lo que pensemos, actuemos y hablemos le de alabanza a nuestro Señor.

Es entonces que la alabanza del corazón debe ser de una forma natural, porque, al conocerle verdaderamente, le alabaremos buscando con ahínco obedecerle en agradecimiento por todo lo que nos ha regalado, no buscando conveniencias o actuando por obligación de cumplir solo por cumplir. He de ahí, que como consecuencia vendrá el resultado de ese corazón agradecido en un canto de alabanza, en una exclamación de jubilo por nuestro Dios, en el testimonio de un joven recto en busca de la justicia de Dios que siempre lo reconoce ante sus amigos, compañeros y vecinos sin avergonzarse, aun cuando en cama dormido esté, su corazón le alabara, en todo tiempo y lugar lo que tu hagas hará la diferencia entre los demás y agradaras a Dios con ese corazón que le alabe. No hay mejor forma de ilustrar esto con la afirmación de nuestro Señor Jesús en Juan 4:23-24 “Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre busca a tales que le adoren. Dios es espíritu; y es necesario que los que le adoran, le adoren en espíritu y en verdad”.

Es necesario que como hijos de Dios tengamos esa actitud de agradecimiento para alabarle, y que en verdad y en espíritu lo hagamos de manera nata e implícita. A lo mejor ya lo estas haciendo y no te has dado cuenta, si es así, continua haciéndolo con sinceridad y humildad recordando que tu Padre te ama. Más si ese no es el caso reflexiona y habla con el Padre Celestial que en ninguna manera te abandonara, y pídele un nuevo corazón que le alabe noche y día.










SALUDOS!!!

DIOS LES BENDIGA!

Esperamos contar con tu apoyo en la formación de este blog. Para ello hemos creado un grupo en yahoo en el cual podrás subir fotografias, archivos, etc. así como escribir lo que te gustaría que apareciera en el blog o en el mismo grupo.

Cualquier duda puedes informarla por este medio, en el grupo o al correo joveneselcamino@yahoo.com.mx

GRUPO YAHOO

Dios te bendiga!

Si posees una cuenta de yahoo, te invitamos a que accedas a la siguiente liga para formar parte del grupo de Jóvenes el Camino

http://mx.groups.yahoo.com/group/joveneselcamino